viernes, 3 de marzo de 2017

Carta de amor de un preso político




Querida Ana, espero que cuando recibas esta carta te encuentres bien de salud. Puedo entender tu enfado cuando descubriste el asunto que tenía entre manos. Cierto es que, no era de lo más decente, pero sirvió para que pudiéramos tirar adelante sin penuria alguna. Recuerda que, ni a ti, ni a los niños os faltó nunca de nada. Ahora he cumplido tres años de condena, suficiente para conseguir el tercer grado, o sea, que pronto nos volveremos a ver. Sólo te pido dos cosas: una que me perdones, y la otra que retires la denuncia que pusiste ayer en la comisaría, en la que dices que el millón de euros encontrado en casa de tus padres es también mío.

No hay comentarios: