domingo, 2 de octubre de 2016

El EFECTO AVISPA


La mujer bajo del taxi aún en marcha, no aguardó el cambio del billete. Subió las escaleras y se dirigió al mostrador de urgencias del hospital. Preguntó por su hijo indicando nombre completo y motivo de la llamada recibida; hacia poco. La administrativa, con sutileza, le informó que se encontraba en la sala de espera, aguardando a ser trasladado por una ambulancia a su domicilio. Entró en la sala agobiada por los nervios y le observó con una pierna escayolada, el antebrazo y parte del tórax, por verle despejado, se interesó:
—Me dijeron que te había picado una avispa.
—Fue para no asustarte.
—¿Y eso?
—Se metió en mi casco y causó el accidente.

—¡Vaya por Dios!

1 comentario:

Ralf Cha dijo...

Hace dos meses el padre de un amigo mio sufrió lo mismo, pero con consecuencias mas graves. Al meterse la avispa en el casco intentó quitársela, con lo cual perdió el control de la moto. Resultado: rotura y operacion de tobillo y a partir de ahora saltará la alarma en los aeropuertos, por 4 clavos que le colocaron��