martes, 30 de agosto de 2016

Remordimiento


Apenas puso el pie en la zona reservada del puerto, observó a una gaviota que, tras revolotear sobre el muro del espigón, quedó detenida encima de un risco; observándole. Intentó recordar y, sin dejar de mirarla de reojo, caminó sosegado a donde estaban los curiosos. Al descubrir que la gaviota le seguía, quedó frente a la cinta policial que impedía el paso al perímetro. Ella revoloteó y se subió al quicio de una piedra. El hombre, con voz engolada, se dirigió a uno de los agentes de la policía nacional:
—Quisiera hablar con su jefe.
—Está junto al cadáver… con el forense.
Miró a la gaviota y, convencido, declaró.
—Discutimos y le empujé sin querer, cayó al mar.
—¡Pase!

28 agosto, 2016 Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Gaviotas”

No hay comentarios: