lunes, 21 de marzo de 2016

El cartero llama dos veces


—El jefe te llama.
—¿Qué es lo que quiere?
—Te acerques a su despacho, antes de comenzar el reparto.
La oficina de correos aún estaba cerrada al público, Narciso dejó su macuto repleto de cartas en la guantera de la motocicleta y entró sin llamar:
—Dígame, señor Torres.
El jefe le entregó una carta con el matasellos estampado, permitió que el repartidor leyese la dirección, y al no decir nada, lo hizo él.
—¿Esa nueva dirección es cosa tuya…?  Puticlub La Irene.
—Es que: Partida "Les Sequiotes velles", a nadie le suena. Y como usted bien sabe, reciben mucha correspondencia de fuera del país las que allí trabajan.
—¡Hombre! Póngale un nombre más adecuado.
—Póngalo usted… que bien las conoce.


No hay comentarios: