viernes, 1 de mayo de 2015

El aniversario


 

Hacer cientos de quilometros le valió la pena, sentada y aturdida en el mismo instante admiraba como amanecía aquel dia en que él hacía un año que marchó para siempre. Fue en ese mismo lugar cuando a merced de la suave brisa dejó caer de entre sus manos las cenizas. El manto ceruleo sobre el mar comenzó a ser cubierto por la luz. Asumió reminiscencias de adolescencia declarandole su amor teniendo como único testigo la inmensidad del espacio natural. Cuando el astro igneo comenzó a mostar su opulencia, regresó al coche cargada de recuerdos y cientos de quilometros por hacer.

No hay comentarios: