viernes, 13 de febrero de 2015

Odontofobia




 

Patricio se encontraba en la sala de espera de una clínica dental, había comprobado la hora en recepción, en donde el día anterior, por teléfono, solicitó turno para la extracción de una muela. Proveniente de la sala colindante, escuchó el sonido del compresor del aspirador bucal. Comenzó a sudar, supuso que sería por el aire acondicionado y sintió hormigueos por todo el cuerpo, para intentar sosegarse, decidió pasear y mirar por la ventana. De repente, sonó su teléfono móvil, lo colocó en la oreja y contestó:

—¡Qué sorpresa! Dígame…

Se dirigió a la joven que atendía la recepción y le dijo:

—Perdón, ya vendré otro día, es una oferta muy buena de telefonía móvil, y aquí no hay cobertura.

No hay comentarios: