martes, 3 de febrero de 2015

El actor de comedia



    Marcial San Pedro no aguardó la llegada del ascensor, era tanta el ansia con ver a su esposa que llegó en un santiamén hasta su casa, en la tercera planta. La encontró programando la lavadora y cuando finalizó, le dijo:
       —¡Por fin cariño!
       —Por fin… ¿El qué?
       —He salido de la oficina del paro con Chema, su padre nos invitó a un café. Mientras ellos hablaban de sus cosas, di un vistazo a un periódico que había en la barra y… ¿A qué no sabes cuál ha sido mi sorpresa?
       —Pues no…
       —En la página de ofertas de empleo descubrí un anuncio: Obra pública, en el teatro Principal, 
sin que ellos se dieran cuenta anoté en una servilleta el número de teléfono.
       —¿Y eso?
       —¿Qué quieres? —Se encogió de hombros.
       —Bueno… ¿y qué?
       —He llamado mientras aguardaba el BUS, y me ha atendido una chica muy simpática. Presentí desde el primer momento que se interesaba por mí. Ha insistido en averiguar si había trabajado en cualquier obra pública y le he dicho que si, añadí que trabajé de extra cuando se rodó la serie de Canal Nou, La Alquería Blanca, aquella escena que yo les sirvo los helados al Tato y a la Juana, creo que eso la convenció. No sé si hice bien o mal, pero Isa, llevo tres años en paro y es la primera vez que he visto un poco de luz.
       —¿Le comentaste tu especialidad en el género dramático y la tragedia?
       —¡Claro! Le cité algo de Yerma, de Lorca —se retiró de ella y en posición enhiesta narró: "Pero tú no. Cuando nos casamos eras otro. Ahora tienes la cara blanca como si no te diera el sol. A mí me gustaría que fueras al río y nadaras, y que te subieras el tejado cuando la lluvia cala nuestra vivienda…”
       —Eso me tocaba a mí. Yo hacía de mujer.
       —¡Esa es la cuestión! Seguro que pillo que me sabía de memoria el guión entero, fijo. Por ello lo hice. Lo cierto es que me vine arriba, note como se descojonaba. Me dijo que mañana a primera hora me presentase en la puerta del teatro, seguramente será para el "casting". ¡Ah!, el contrato son tres meses. Es para los parados de larga duración…
       —¿Y por qué no se lo has comentado al Chema?
       —¡Joder! El siempre pilla algo. Cuando nos dependimos se marchó con su padre al ayuntamiento. No te extrañe que algún rollo le encuentre. ¿Acaso no sabes que conoce al concejal de urbanismo?
       —No he visto que en el Principal tengan previsto la presentación de ninguna obra. Y eso que ayer estuve con Pilar.
       —Igual se le ha pasado…
       El resto del día se entretuvo y preparó toda la documentación laboral en una carpeta. Aquella noche consiguió recuperar su autoestima.
       Apenas sonó el despertador de su teléfono móvil salió de la cama. Su mujer ya había marchado a trabajar. Ataviado con sus mejores dotes salió de casa. La parada del autobús le dejo a escasos metros del lugar. Por temor a sentir en su estado más nervios de lo que tenía, omitió tomarse un café. Al llegar frente a la fachada del teatro, la observó de arriba abajo. Una pancarta pendía en el lateral derecho del andamio: PERDONEN LAS MOLESTIAS, OBRA PUBLICA PARA LA REHABILITACIÓN DEL TEATRO PRINCIPAL.
       Marcial cruzo la calle y abrió con diligencia la puerta metálica que había en el centro de la valla, en el interior encontró a un hombre 
de cara mofletuda y escasa altura, tenía colocado un casco de seguridad y en la zurda mantenía una carpeta, al verle entrar, consultó su reloj y se interesó:
       —¿Es usted Marcial San Pedro?
       —El mismo.
       —¿Ha utilizado alguna vez el martillo eléctrico?
       —No creo sea difícil—contestó con ansiedad mal disimulada, por no conocer el artilugio.
       —Entre en aquella puerta —se la indicó con la diestra—, es la oficina, deje sus papeles y le entregaran un casco, coja también el protector para las orejas, puede terminar loco si no se lo pone —miró al suelo y añadió— tiene que hacer una zanja, hay sanear la red del alcantarillado.
Marcial para poder convencerse de lo que estaba pasando, insistió:
       —¿Y el "casting"?
       —¿Qué casting ni huevos? Si no quiere el trabajo, lo dice. En la nota de prensa lo decía bien claro: “Se necesita peón para obra pública”

No hay comentarios: